El abuso del alcohol y de las drogas adictivas afectan virtualmente a toda comunidad. A nivel nacional, aproximadamente dos millones de personas entre los 12 y 20 años se consideran bebedores habituales y 4.4 millones son bebedores compulsivos. Las personas ancianas no están exentas. De hecho, los médicos podrían desestimar el alcoholismo cuando evalúan a pacientes ancianos, atribuyendo erróneamente los signos del abuso del alcohol a los efectos normales del proceso de envejecimiento. Peor aún, se estima que 20.4 millones de personas en los Estados Unidos utilizaron algún tipo de droga ilícita en los últimos 30 días de acuerdo con las estadísticas más recientes del Gobierno.

CarePoint Health ofrece una amplia gama de programas diseñados para evitar y tratar el alcoholismo y el abuso de sustancias adictivas. Los servicios de apoyo incluyen consejería individual, grupal y familiar.